Inicio / Jesucristo

Es el Hijo de Dios y, por extensión, la encarnación de Dios mismo. Su importancia estriba asimismo en que, con su muerte y posterior resurrección, redimió al género humano.